Gracias, querida casa. Se busca nuevo dueño.

COMPARTE:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La primera noche que pasé en este casa, la pasé casi en vela. A la mañana siguiente tenía examen final de Teoría Política, cuando estudiaba Derecho en la Universidad Iberoamericana, y tuve que desvelarme para memorizar en un día prácticamente todo el curso del semestre —no es bueno estudiar las cosas de memoria porque a los pocos días se te olvidan—. Primero llegamos mi madre y yo, fuimos los primeros de la familia que nos instalamos en nuestro nuevo hogar, porque sólo estaban listos para ocuparse dos cuartos. Al día siguiente, ya con los detalles pendientes terminados, y yo con la seguridad de que había ya librado bien una materia más, llegaron mi papá, mi hermana y mi hermano. Y, claro, nuestra querida weimaraner, Norka, que poco antes había tenido nueve cachorros.

Llegué de 21 años, mis hermanos de 18 y 17. Nos escapamos varias veces de puntillas para ir a algún bar cuando se suponía que no podíamos ir, hicimos aquí varias fiestas que acabaron hasta las veinte mil del día siguiente en la alberca, cuando mis papás no estaban. Vimos a deshoras partidos de México en el mundial  de Korea y Japón con amigos y con toda la familia, y descubrí, en la misma pantalla que parecía de cine, algunas de mis películas favoritas: Shawshank Redemption, Seven Years in Tibet, Billy Elliot, Almost Famous, A Little Princess, Family Man y Big Fish, entre otras.

Hasta entonces había tenido sólo una novia de a de veras, con la que terminé más o menos rápido para después disfrutar otros varios años de soltería. Mis papás no se imaginaron que saldría listo —o casi— para ser papá. Y yo tampoco. Aquí les avisé que venía Regina y un par de meses después hicimos una ceremonia en la sala para despedirme del que fue mi hogar por doce años. Me subí al coche listo para ir a celebrar el comienzo de mi nueva familia.

Quién diría que después regresaría cada domingo con tres hijos y una esposa que han vuelto a traer la algarabía a los espacios de esta casa que se ha llenado de tanto: unos seis perros, tortugas, diferentes coches, fotografías de viajes a distintos lugares del mundo, discusiones, claro, reconciliaciones también, historias de superación, de aprendizaje, de reflexiones, de meditación, de aroma a incienso, de más historias, flores, de gente que nos ha ayudado y de una familia de cinco personas que ahora es de trece.

El que era mi cuarto, donde escribí a escondidas mi primera novela, El astronauta terrestre, ahora es la guarida secreta de mis hijos y sobrinos, donde, además de dejar todo patas arriba cada semana, escriben también sus primeras obras de teatro y películas que graban con los iPhones del primer adulto que lo descuida en la sobremesa.

El tiempo pasa, la vida cambia, los ciclos concluyen e inician y hoy mis papás van a mudarse con todas estas historias que llevan empacadas en el corazón a una casa más chica, donde ya no tengan que alzar tanto tiradero de sus nietos cada domingo, y donde su cuarto les quede más cerca de la cocina y del jardín. Por eso le estamos buscando un nuevo dueño a nuestra querida casa, de la que nos despedimos con toda nuestra gratitud y amor para que ahora le abra sus puertas a sus nuevos dueños para que vivan aquí y construyan muchas historias más junto a los suyos.

Mientras tanto aprovecharé los domingos que queden para venir a tomar el sol los domingos y que mis hijos chapoteen con sus abuelos y jueguen, porque de eso se trata esta vida, de disfrutar en familia y de llevar el hogar con nosotros a donde sea que vayamos.

Informes de LA CASA conmigo (Francisco J. Koloffon) al celular 55 2771 2090.

En una de las calles más bonitas de Bosques de las Lomas. Diseñada por el arquitecto Xavier Almanza. 1000 m2 de terreno, 900 m2 de construcción. 4 recámaras grandes con baño, clóset, vestidor (1 con tapanco, 1 con chimenea y 2 grandes vestidores además de baño sauna). Cuenta con recibidor, puerta de madera de hacienda, techos de viga, sala con chimenea (cuenta con espacio para piano y cantina), comedor, family room, zona de oficina amplia independiente (o cuarto de juegos y cine), terraza techada con alberca y jacuzzi, jardín, espacio para 7 coches, cuarto para quienes ayudan en la casa (4 camas) con baño, cuarto de planchado, cuarto de lavado, baño completo de servicio independiente, cámaras de vigilancia.


COMPARTE:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

comentarios